Floreria Atlantico Bar, una pequeña reseña antes de visitarlo





Abrió Florería Atlántico: un bar que cruza las fronteras de las barras

En una misma propuesta mezcla bar con parrilla gourmet, vinoteca, florería y venta de vinilos para fanas de la música. Conoce una de las apuestas más novedosas de este año 2013 que esta comenzado. Si te dijera que abrió un bar en Buenos Aires en el que sirven cócteles de primer nivel y en el las raciones y tapeos salen de un linda parrilla ¿lo creerías? Sino, empezá a convencerte. El sueño hecho realidad para la fantasía Argentina de cocinar todo al carbón tiene su lugar en la muy paqueta calle Arroyo, en Retiro, donde acaba de abrir sus puerta Florería Atlántico.

TATO 01

Con un tono entre irreverente y creativo, la nueva apuesta del reconocido bartender Tato Giovannoni -crack  de la coctelería local, este es su primer bar en la ciudad- y el joven empresario gastronómico Julián Díaz –creador de Ocho7ochO- fue pensada, diseñada y decorada para alejarse de cualquier paquetería barrial. La idea es que pueda ir alguien en remera y bermudas y un yuppie recién salido del laburo, tentados por la curiosa carta de tragos y comida, y que ambos la pasen bien igual.

Curiosa carta, primero, porque como ya dije todo lo que se come aquí sale de la parrilla. Y ojo, que tratándose de un subsuelo, no es un dato menor. Consiguieron una vieja parrilla de hierro fundido de la década 1940 –que está a la vista del público- con piso de tierra para evitar llamas indeseadas y además pusieron una gran campana extractora como para que el aire sea cristalino y limpio en la sala. Sólo así consiguen que puedas comer unos pinchos de chorizo, pulpito con trazos de carbón, pesca vuelta y vuelta con sabor a humo y unas ricas verduras grilladas. Y atento, que sirven una panceta braseada que es perfecta para acompañar tragos secos y de alta graduación. Cuando los visité aún no habían impreso las cartas, pero los valores para una tapa rondaban  de 30 a 50 pesos y las raciones suben hasta 90 pesos. En cuanto a platos principales, con Magret de Pato o Hamburguesa de Kobe, más suculentos, superan los 100 pesos.

TATO 02 TATO 03

Segundo, porque los tragos son en su mayoría de autor, con algunos clericós y copas criollas que ameritan. En eso la firma de Giovannoni es el sello de calidad. Con un pequeño equipo de barteneders, la apuesta es conseguir sabores novedosos con una propuesta estética también novedosa. Por ejemplo, un Vinedo Italiano Sprtiz con Bonarda es el único trago que tomé en copa, el resto salió en frascos (sic) con bombillas materas entre los que destaco un Vasito Vermú a base de Torrontés. Eso, porque soy hombre de vinos. Pero se pueden beber otras ricas propuestas, cuyos precios arrancan en los 50 pesos, mientras que un cocktail clásico asciende a 60 pesos y algo más, según el alcohol.

 

 

 

Florería, vinilos, bar y vinos

El yeite de Florería Atlántico es un homenaje portuario en una zona portuaria. De ahí que en las paredes verás unos enormes dibujos realizados por Giovannoni con carbonilla, que recuerdan a los monstruos decorativos de los mapas del siglo XVI, XVII y XVIII. Pero si ese detalle estético sólo resulta cautivador para los amantes de las cartografías –me incluyo en ese grupo, que se sepa- para los demás el tono estará en unas lámparas como de tablero de dibujo, en el ambiente entre trash y hipster y en fuerte contraste con el mejor Jazz proyectado por un sonido puro y envolvente en el que los dueños invirtieron una buena moneda.

No contentos con eso, quedan aún tres “detalles” más de peso para marcar el cruce de géneros de este bar. El primero es la inexplicable florería. Ya que si el bar ocupa un subsuelo al que se accede después de cruzar una puerta de frigorífico, desde la calle lo único que se aprecia tras un amplio ventanal es una florería algo despojada en la que podés llevarte a casa nardos, rosas y calas entre otras variedades. Un capricho estético, hay que decir, que rinde buenos frutos durante el día mientras el bar permanece cerrado.

Otro detalle llamativo es que venden discos de vinilos. La colección aún es modesta, pero bien elegida: desde John Coltrane a Bob Dylan y una larga lista que incluye clásicos como Dave Brubeck. Para los amantes de los discos, puede ser una forma más de tentarse con Florería Atlántico.

TATO 04

Y en tercer lugar, una vinoteca con etiquetas escogidas. Son las mismas que ocupan la carta del bar, en donde hay un lindo número de vinos de primer nivel elegidas por el sommelier de la casa, Martín Bruno. El truco es que funciona como una vinoteca diurna y nocturna, en caso que no quieras beberlo en el bar. Con un dato: los precios cambian un 25% entre la venta directa y el consumo en la barra. De forma que podés darte un gusto sin que te vacunen.

Sea que busques  flores, discos, vino, tragos o unas ricas tapas  recién salidas de la parrilla (todas caras de la misma moneda por el buen gusto), Florería Atlántico ofrece hoy un lugar que no había en la ciudad y mucho menos en el barrio. Un bar con gastronomía y tragos excelentes, en el que ir a pasar un buen rato con buena música, en el ambiente hipster y cosmopolita de los puertos modernos.

 

Florería Atlántico, Arroyo 872, Retiro / T. 4313-6093

Lunes a sábado de 10am a 3am

Esta nota tiene 0 Comentarios

Dejanos tu comentario





Acceder con Facebook
Acceder